Mi última última página…


 No, no es una errata ni un delirio del Word…más bien, de la autora. Y es que, no hace mucho que acabé una de esas últimas páginas, una de esas hojas que cierran una historia y acaban un libro. No sé a ti, pero a mí esa última última página siempre me parece impredecible e irrepetible. Impredecible porque, para bien o para mal, el creador escritor siempre te sorprende con algo que no tenías en mente, con unas palabras que te hacen pensar, con buen o mal sabor de dedos paseantes de letras…Y es que mi dicha última página fue un encanto. De esas en las que tu cabeza quiere extraer lo máximo de cada sílaba, expulsando cada ruido que te viene del exterior y que te quiere alejar de sus páginas, en fin, un buen final. No el final que estaba esperando y tampoco el que evitaba pensar. Simplemente, un final acorde con el resto de sus páginas en general, acorde con la belleza incomparable de sus versos y con el vaivén de cada palabra.

La primera página de esa última pagina llegó a mis ojos después de ver una entrevista en la CNN en busca de noticias que interpretar y  un discursos graduístico que elaborar. Andrés Neuman atrajo a mis oidos. Su última creación, El viajero del siglo, presentaba a un personaje errante que no podía abandonar un pequeño pueblo inventado de alemania que había encontrado por casualidad y que le había atrapado, no por su belleza a primera vista, sino por lo que contenía en su interior. Cada mañana, Hans, el protagonista de la novela, se levantaba concienciándose así mismo que a la mañana siguiente se marcharía….y así un día tras otro.

Más tarde, cuando ya por fin lo tuve entre mis manos y empecé a enamorarme de sus personajes, me dí cuenta de que Hans era traductor. De que amaba las lenguas y el cómo expresarlas. Me acabé enamorando profundamente de él, no hace falta que lo niegue.

 ¿El mejor libro que se ha escrito y que yo haya leído? Pues no. Pero sí el libro mejor escrito que ha pasado por mis ojos. Ni siquiera puedo ponerle ni una pega a la gran rista de adjetivos que el autor se gasta algunas veces, porque todos son válidos, ninguno sobra. No son de los que te cansan, son imprescindibles.

Ojalá disfruteis de todas esas últimas páginas que os quedan por leer. Ahora comenzaré otra primera página más. Ojalá me guste tanto como para escribir una entrada.

Os dejo con las primeras páginas de  El viajero del siglo, que os las podeis descargar de este enlace:

http://www.elpais.com/elpaismedia/ultimahora/media/200903/23/cultura/20090323elpepucul_1_Pes_PDF.doc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s