Water, please


 

No sé si a estas alturas de mi existencia, por acumular 6 botellitas (exactas y medio vacías) de agua en mi escritorio y dos o tres más repartidas por cada bolso universitario, me tendrían que tratar por síndrome de diógenes, o si por el contrario se consideraría gajes del oficio y me lo pasarían por alto.

Lo que sí que sé es que- y aunque el agua dicen que es dadora de vida y portadora de buenas nuevas- el haberme quitado tanto trasto suelto incordiando, junto a la grabadora y al bloc de notas, me ha dado más espacio. Espacio para pensar- quizás demasiado-, para reflexionar- a veces contraproducentemente- y, como no, para lágrimas- por eso de que, como ya no tengo agua cerca…pues….-.

También es verdad que la pasada lluvia me trasportó a un pasado no tan lejano, pero sí que menos estresante. Había más tiempo para todo. Ahora es todo demasiado ahora. Y a veces me puede.

Intentaré que el agua siga su curso, intentaré que los viejos envases vuelvan a sus sitios y que sean otras botellas nuevas las que suban las escaleras y se sienten en mi escritorio. No las mismas de siempre.

 Mientras tanto, me conformo con las viejas que, aunque sigan estorbando, son el ahora.

Soñaré confiando en que se vaciarán pronto.

Anuncios

Un comentario en “Water, please

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s