Maldito sea el que mueva mis huesos


Williams Shakespeare le dejó su segunda mejor cama a su esposa, una taza de plata a su hija menor, varias joyas y alguna que otra libra a unos cuantos conocidos y el resto -es decir- todo lo que tenía, a su hija mayor. Este hecho constatado históricamente es el detonante y el hilo conductor de La noche de la tempestad, de César Vidal.

¿Por qué el dramaturgo hizo eso? ¿Por qué su segunda mejor cama? ¿Cómo un hombre respetable y de honor osó despojar a casi toda su familia al morir? Estas y otras cuantas preguntas más las intentará responder el autor al mezclar realidad con suposición, creando una novela no muy impactante, pero si entretenida e interesante.

Lectura apta para un par de tardes de verano. Acomódate, prepárate un buen té y ponte tus mejores galas de verano. vas a presenciar 250 páginas de amor, odio, venganza, redención y ambición. 

¡No me negarás que trasladarte a la Inglaterra del siglo XVII no es una buena idea para evadirte un poco de esta crisis tan prolífera en la que vivimos!

Gracias a esta obra me entró el gusanillo de conocer más al dramaturgo. Quién sabe. A lo mejor me atrevo y me embauco este verano.

 Ya tendreis noticias mias de cómo ha ido.

Os dejo con el primer capítulo: http://www.casadellibro.com/capitulos/9788425341120.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: