En nada.


Cuando una se da cuenta de que la felicidad es infinita y que por tanto jamás la conseguirá, es desalentador;

cuando no horripilante.

Te rodea, la ves, la oyes, la tocas… pero no la sientes. Por un lado, te alegras por eso de que “el camino se hace al andar”, “lo importante es el viaje” y demás comentarios del pópulo, pero eso no te reconforta. Es más, te cuestionas: ¿Y por qué lo más importante es el viaje, el camino? ¿Por qué no las dos cosas: el camino y la meta en sí? La incógnita que apaleas es esta, la meta. Si hay meta, me refiero.

Ver el fin angustia a los que empiezan y horroriza a los que acaban.

¿En qué quedamos? Me dirás. En nada, te contesto.

Anuncios

3 Responses to En nada.

  1. matgor86 says:

    Hay dos maneras de ser feliz: la de estar feliz simplemente con la vida que se lleva, que es un buen sentimiento del que rara vez nos damos cuenta, solo cuando perdemos lo que nos hacía felices; y la felicidad fugaz, que dura muy poco, como por ejemplo el primer beso, la primera vez que conoces a alguien, los últimos días antes de irte de un lugar en el que has estado y en los que aprovechas para hacer todo lo que te gusta… momentos que duran muy poco pero que, si duraran más, no serían tan felices.
    La felicidad está en todas partes Bel, más cerca de lo que te crees. Es muy fácil tocarla.

  2. matgor86 says:

    Casi tan fácil como perderla… me faltó añadir.

  3. Irene says:

    la felicidad debe estar en el camino porque la meta está muy lejos! así que aprovecha el momento y disfrútalo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: