Mis últimas páginas veraniegas


Cual hija pródiga, vuelvo por estas páginas a la desesperada de palabras breves que retomen lo que una vez fue mi intención y que con tanta actividad laboral y no laboral, a veces y solo a veces, parece que se me olvida:

contar cuentos; y que los leas.

La lectura volvió a mi vida con más ímpetu, y qué mejores cuentos que estos, que me hicieron reír y llorar entre cafés de 1,10 y esperas autobusiles.

Necesitaba a Marta Rivera para que mis ansias de novelas no cayeran en la desidia de los que una vez dijimos que nos gustaba leer. Ella fue la autora de un libro que me dejó huella hace años, La importancia de las cosas, y fue en verano, así que sabía que una huida a la librería ansiosa de más de sus obras valdría la pena. Y lo hizo. De momento, este “En tiempo de prodigios” relata una de esas historias que a uno le gusta oír y, por consiguiente, merecen ser leída. Porque hay veces que necesitamos oír historias de años de espionaje, guerras y amores infructuosos que nos rescaten de nuestro insulso presente. Altamente recomendable.

Es mi libro fetiche, mi libro preferido durante mi adolescencia y mi mejor libro hasta ahora. Afortunadamente, desafortunadamente la memoria no es duradera (o por lo menos la mía), así que diez años después -y tras el subidón de emoción que me entró con El prisionero del cielo– NECESITABA leerme esta novela de nuevo; algo insólito en mí, que tengo el lema inconsciente de no volver a releer nada…

No sé si queda algo de esta historia que no se haya contado, pero no creo que sea yo la que os ilumine hoy aquí… Carlos Ruiz Zafón ESCRIBE, sin más. Hace un arte lo que algunos llaman negocio y dignifica todas esos grandes éxitos que se venden como churros porque, en realidad, son EXQUISITOS manjares, iguales de reconfortantes que una buena taza de chocolate caliente y un plato de churros bien hechos en una tarde de invierno de frío, mantita y compañía inmejorable.

Es La sombra del viento, señores, ¿qué más os puedo decir?

Y, como ya os dije, siempre me gustaron las palabras que contaban historias y, si eran inventadas, más que mejor.

Por eso, este título de mi querida Marta Rivera de la Cruz no me está dejando indiferente y la estoy disfrutando como la que más. Ya os contaré en qué se queda y si es un recomendable para este verano, que seguro que así sera…

Lectores y lectoras… ¿algún recomendable que merezca ser… contado?

Anuncios

3 comentarios en “Mis últimas páginas veraniegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s