De Adele y tristezas varias


No sé por qué, pero cuando escucho a Adele, me entran ganas de escribir. Estrenamos año y seguimos con las mismas costumbres, por tristes que sean. Porque, reconozcámoslo, Adele canta a la tristeza, pero es tan… bonita.

A su modo, la tristeza es bonita. La melancolía, la incertidumbre, las cosquillitas por el estómago por el qué pasará y la sensación de vacío reconfortante cuando solo tú sabes que has llorado todo lo que tenías que llorar.

Un buen libro, unos buenos fotogramas o, simplemente, soñar con la lista de propósitos de año nuevo puede hacer que nos dé por pensar en las diferentes tristezas que este 2013 nos depara. Pero de buen rollo, ¿eh?

Por eso, precisamente, rescato este post con el que os amenacé con publicar, porque hoy no he estado triste; no tenía derecho a estarlo. 

Hace poco leí por ahí que alguien escribía solo cuando estaba triste pero que solo al escribir se sentía feliz… O algo así. Me sentí tan reflejada que aún me cuestiono porque no seré ya una superventas mundial. En fin, por soñar tristezas, que no quede 😉

Sin embargo, hoy no estoy triste, pero tengo ganas de escribir… Ahí lo tienes, por eso no soy un superventas ni en mi casa…

Que os vaya bonito, que las tristezas de estos últimos 366 días pasados nos brinden la alegría de los que tenemos por delante. Que el 13 nos dé justo lo que necesitemos, ni más ni menos. Que el destino nos ponga en nuestros sitios; que escuchemos a Adele, por triste que parezca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s