De marmotas y desiguales


Mañana (bueno, hoy) será (bueno, es) el afamado y tan conocido por todos (bueno, por las pocas almas en penaa las que que tanto mal hizo esa peli) día de la marmota -léase aquí si aún no tuviste en deshonor de verla. Phil sacará su hocico y nos dirá si es más invierno o si no… Si las sombras se acercan o si, simplemente, queremos meterlo ya es su casita calentito y dejarlo en paz.

Lo cierto es que, como siempre, los humanos seguimos siendo la raza cruel, a la que no entiende ni ciencia infusa que se le acerque. En fin, todo esto es para contaros que, al entrar hoy en una tienda de informática, me encuentro con un chaval/hombre que está saliendo y, sin ton ni son, me dice con cara de la-alegría-no-me-cabe-más-en-el-cuerpo y señalándome efusivo: “¡Ese abrigo es de Desigual! ¿A que sí?”… Mi cara de pero-y-qué-me-cuenta-a-mi-este-tío-ahora responde un tímido y a la vez ¿efusivo? “Sí…” Se vuelve el hombre misterioso hacia mis padres, que iban detrás, y sale de la tienda gritando a los cuatro vientos en la calle vacía y oscura que sí, que mi abrigo es de Desigual y que se nota: “¡Cómo se nota, cómo se nota!”.

En fin, yo no sé si es porque estaba entrando en una tienda de informática, si porque era de noche cerrada siendo las 19:00 o porque me cogió el cuerpo raro, pero no me pareció normal ese comportamiento con tanta alegría contenida por reconocer una marca de ropa en un zagal de unos treinta y muchos totalmente desconocido ante mi persona…

Lo cierto es que tras los minutos de incredulidad contenida, al salir de la tienda, nos hartamos de reír mis padres y yo, repitiendo una y otra vez la anécdota y la tontería humana. Yo me alegré de que alguien se emocionara tanto por mi abrigo de última adquisición, él se fue como unas castañuelas y a nosotros nos alegró una tarde bastante simple.

Porque la vida es eso, momentos irrepetibles. Unos dan galletas, otros adoran abrigos…

En fin, que lo que os decía, larga vida a Phil, larga vida a los abrigos y a la gente que se emociona con tan poco. Al fin y al cabo, la vida es eso: marmotas, invierno y desiguales; muchos.

¡Felices cuentos de fin de semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: