Que fueron y no fueron


Una de las cosas que más agradezco del nuevo año es el ansiado estreno del calendario, con sus números grandes e ilustraciones sugerentes que me alegren el día a día y el mes a mes y el… Bueno, ya está… Tampoco se le puede pedir mucho más, es lo que es.

Este año, me apetecieron besos. Bueno, esos siempre me apetecen, pero me refiero a los que se ven y se leen y se sienten, los que no se tocan. Es bonito y estar rodeada de cosas bonitas es algo que me encanta bastante, la verdad.

Pues eso, que de besos va mi año, así que no pinta mal… A mi rana particular ya la besé hace tiempo y me la guardé en un bolsillo de por aquí, se porta bien, así que no me quejo. Por otro lado, este año me propongo seguir besando al destino , a ver si tiene un detalle y me da aunque sea alguna historia que contar…

En fin, que soy un caso, que esta entrada iba a ir sobre el hecho de que vuelvo a disfrutar viendo series y mi pasión por escribir frustrada y sin besos que relatar, pero ha acabado mayormente en intercambios de fluidos con ranas… La vida, que da demasiadas vueltas.

Cerraré los ojos, pasaré las páginas de mi calendario y soñaré besos de amor y amistad, también con los que fueron y ya no son y los que son porque nunca fueron.

Un beso para ti también; bueno, no, mejor 12 besos, que una nunca sabe. Y uno de repuesto, para que haya rima con la superchería popular.

Felices sueños y besos, no necesariamente por ese orden.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s